Aprende Como Tocar Cuencos Tibetanos

Aprende en este post aprende como tocar cuencos tibetanos en casa y aprovechar cada uno de los beneficios que esta práctica puede aportarte a nivel físico, mental y espiritual.

Los cuencos tibetanos no son más una poderosa herramienta de relajación mental ejerce una fuerte influencia de armonía en el cuerpo y la mente, lo que se traduce en gran sensación de paz y bienestar.

Estos han sido creados con conciencia e intención para ser empleados como guías en ritos ceremoniales, viajes astrales, el despertar de la conciencia, practica de meditación y en la curación de enfermedades tanto a nivel físico, psíquico, mental, emocional y espiritualmente.

En cuanto a su composición; están hechos por una aleación de siete metales: plata, oro, mercurio, estaño, plomo, cobre y hierro y forjados de forma artesanal.

Beneficios 

Los grandes expertos en terapia de sonido ya han descubierto científicamente que la música de cuencos tibetanos para sanación es capaz de aportar numerosos beneficios, entre ellos:

  • El sonido que se emite al tocar los cuencos favorece la auto-destrucción de las células cancerosas y la curación de infinidad de enfermedades físicas.
  • Como he mencionado, estos cuencos son instrumentos de curación, meditación, relajación y sanación que promueven la vibración saludable en todo el organismo, tanto a nivel físico, mental o psicológico, emocional y espiritualmente.
  • Otra de las cosas para qué sirven los cuencos tibetanos es para ayudar a equilibrar los chakras desde un cambio de conciencia, pasando de un estado alterado de ansiedad y estrés a un estado de paz, relajación y serenidad, aumentando la frecuencia vibratoria.
  • El sonido de los cuentos ayudan a resonar con nuestra verdadera conciencia o yo superior y con ese sentimiento de paz y serenidad que todos llevamos dentro.
  • En lo que respecta al nivel físico, esta herramienta es utilizada en muchas practicas como complemento para la curación de cualquier enfermedad, puesto que recarga el sistema energético a fin de aliviar el dolor (incluye el dolor emocional), ayuda a eliminar inflamaciones, calmar estados de ansiedad, angustia, estrés, depresión, tristeza, hiperactividad, etc.

¿Cómo Tocar Cuencos Tibetanos?

Hay varias técnicas para tocar y beneficiarnos de la música de cuencos tibetanos, entre las más utilizadas están estas dos; golpear el cuenco con una maza y frotar alrededor del borde con una baqueta para «hacer cantar» el cuenco.

En todo caso es importante saber en qué parte del cuenco tocar y cómo hacerlo, sea con los mazos o con las baquetas, ya que el sonido varía según lo hagas.

Para conseguir tonos bajos o tonos graves debes tocas la parte inferior de las paredes exteriores del cuenco y los tonos más altos o tonos agudos tocando un poco por debajo del borde del cuenco.

El sonido que se producirá al golpear o frotar el cuenco depende en gran medida del peso y la dureza de los mazos y las baquetas. En general, mientras más duros sean, mayor será el sonido.

En caso de utilizar el mazo para golpear el cuenco, según el tamaño y/o peso del mismo, debes ponerlo en la palma de la mano (sin que tus dedos toquen el cuenco para evitar parar el sonido) o bien, en la punta de los dedos.

Seguidamente, golpea la parte superior de la pared del cuenco, justo por debajo del borde, para obtener el sonido que contiene los tonos más bajos y los más altos, como te he mencionado anteriormente. Es importante que pongas atención y seas consiente que el movimiento al golpear debe provenir de tu hombro, brazo y mano.

En caso de frotar el cuenco con la baqueta, ponla en la palma de la mano o en la punta de los dedos y con la otra mano, coges la baqueta a media longitud (con todas las puntas de los dedos apuntando hacia abajo), suavemente frota el cuenco justo por debajo del borde exterior, en sentido de las agujas del reloj.

Pon atención en el movimiento, este debe provenir del hombro mientras se mantiene la baqueta recta, sin inclinarla. No es un movimiento de muñeca.

Aplica siempre la cantidad justa de presión mientras se frota, pues es la fricción de la baqueta contra el borde exterior lo que produce vibraciones que emiten un sonido.

Lo ideal es que experimentes con la presión y velocidad, dejando que el sonido se acumule lentamente mientras el cuenco recoge la vibración. Todo se trata de encontrar el equilibrio, sea con muy poca o demasiada presión o velocidad, la baqueta comienza a vibrar.

Estas son solo dos de las formas más comunes de tocar el cuenco tibetano, otras tantas técnicas más avanzadas permiten amplificar y doblar el sonido o aislar la nota fundamental, como por ejemplo agregando una pequeña cantidad de agua al fondo del cuenco, lo que produce un sonido similar al emitido por delfines.

Ahora bien, indiferentemente de la técnica utilizada para aprender como tocar cuencos tibetanos, una vez que experimentes lo que podíamos llamar un masaje sónico con cuencos obtendrás grandes cambios, desde una mayor claridad mental, aumento de la creatividad, mayor concentración, mayor visión de futuro hasta una sensación de paz inigualable.

One Response

  1. Rosario Rafuls Romero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *