Tratamiento De Reiki Para El Autismo

Quien ha leído sobre esta terapia de sanación espiritual, sabe que es capaz de beneficiar a personas con diversos problemas físicos y psicológicos, por lo que hoy en día es utilizado el Reiki para autismo, Asperger y demás trastornos.

Antes de comenzar a detallarte cómo funciona este tratamiento espiritual para autismo, y los factores o características que acompañan este trastorno comencemos por definir exactamente…

¿Qué Es El Autismo?

El autismo es definido como un tipo de trastorno caracterizado por graves, permanentes y profundos déficits del desarrollo. Su origen se asocia directamente con una anomalía en las conexiones neuronales que a su vez se le atribuyen a mutaciones genéticas.

Entre los síntomas más resaltantes de este síndrome podemos destacar el aislamiento, la incapacidad para relacionarse socialmente, conductas repetitivas e inusuales, y los constantes movimientos incontrolados de algunas extremidades, en la mayoría de los casos, las manos.

Todo esto lleva a afectar la comunicación, imaginación, socialización, planificación y reciprocidad emocional de quienes padecen autismo, que por lo general, tienen a ser alrededor de 60 niños por cada 10.000.

¿Cómo Puede Ayudar Reiki A Personas Con Autismo?

Como es de saberse, las terapias de Reiki aportan beneficios absolutamente a todos, sin importar cual sea el problema físico o psicológico que la persona presente.

El autismo y el Asperger son claras muestras de ello, en ambos casos lo que se busca es el sosiego y la tranquilidad.

Y es que las terapias de Reiki como tratamiento de medicina energética actúan directamente sobre los campos magnéticos del cuerpo y su alrededor (lo que conocemos como aura) con el único propósito de promover la relajación y sanación física.

Aunque por ninguna razón puede asegurarse que Reiki cura autismo, infinidad de testimonios aseveran que este tratamiento aporta grandes beneficios en las personas con tal trastorno.

Entre esos tantos beneficios podemos mencionar el alivio de significativos problemas y malestares como los calambres, rigidez muscular y dolor de cabeza.

Y es que el Reiki surte sobre el cuerpo de la persona autista un efecto general calmante, sin necesidad de administrar drogas y mejor aun sin que este interfiera con cualquier otro tratamiento convencional o alternativo.

Adicional a ello, el tratamiento logra mejorar trastornos del sueño, reducir los niveles de estrés y ansiedad que normalmente atraviesan las personas con autismo.

¿Cómo Se Hace Un Tratamiento De Reiki Para El Autismo?

Como siempre lo he dicho, cada terapeuta Reiki es diferente a otro y por lo tanto cada sesión también lo es, sin embargo, en el caso de aplicar Reiki para autismo, los pasos suelen ser básicamente los mismos:

  • El primer paso de este tratamiento de Reiki para el autismo, que en su mayoría se aplica en niños, consiste en preparar al niño, con esto me refiero a hacer que este encuentre relajación en una actividad que para el momento le apetezca.
  • De manera calmada, lleva al niño al salón donde practicas las sesiones Reiki. El nivel de relajación que para este momento debe tener el niño no hara que se resista, por el contrario debe hacerlo sentir seguro y confiado. En el caso de que ocurra lo contrario, dada la naturaleza del autismo, como terapeuta experimentado, debe estar preparado para llevar a cabo la sesión en cualquier lugar donde se logre mantener al niño.
  • Ya estando en el lugar donde se practicara la sesión, el terapeuta centrara su atención en el sexto chakra, mientras pide de manera interna, permiso al niño para llevar a cabo el tratamiento Reiki.
  • Seguidamente comienza a visualizar como se va limpiando el cuerpo del niño de cualquier tipo de energía negativa que tenga alojada en su campo energético.
  • Transcurrido unos minutos, pasa tu atención en la introducción de la energía Reiki a través de la cabeza del paciente lo que ayudara a suavizar y/o disminuir los efectos y problemas causados por el autismo como por ejemplo; la inadecuada función cerebral, el manejo de pensamientos y emociones.
  • Para ayudar al niño autista a lidiar con sus cargas internas (carencia de fuerza interior, ansiedad, miedos…) es conveniente dar Reiki en otras zonas del cuerpo, como las caderas, rodillas, hombros y piernas.
  • Finalizado este tratamiento que demorara alrededor de 20 minutos, procede a agradecer de forma interna, al niño y a tu sexto chakra por dejarte hacer tu trabajo de canalización de energía universal.

Consideraciones

Como padre y/o terapeuta Reiki es importante tomar en cuenta que el paciente, luego del tratamiento Reiki para autismo puede llegar a presentar algunos efectos secundarios negativos, como resultado de la liberación de toxinas durante el proceso.

A pesar de que el niño autista no entienda con exactitud lo que el terapeuta está haciendo, es necesario seguir con el tratamiento regularmente, los padres, al cabo de unas sesiones comenzaran a notar mejora de los síntomas.

Por último, es sumamente necesario tener presente que el hecho de dar Reiki para el autismo, no curara el trastorno. Para obtener óptimos resultados, es sumamente necesario combinarlo con tratamientos neurológicos y psicológicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *