Los 5 Mejores Ejercicios Con Visualización Para Relajarnos

Luego de un ajetreado y largo día, relajarnos no siempre resulta tan sencillo, sin embargo, estos 5 ejercicios con visualización que te detallare a lo largo de este post te ayudaran a aliviar un poco el estrés y hasta posible dolores musculares.

Por años, la visualización se ha considerado una de las técnicas más eficaces y utilizadas cuando de reducir la actividad fisiológica que suele hacer de las suyas en momentos de ansiedad.

Los ejercicios de visualización para niños y adultos tienen efectividad en cuanto la promoción de relajación, gracias a las conexiones neuronales que trabajan en áreas motoras y emocionales del cerebro.

Por tanto, cada uno de estos ejercicios con visualización busca despertar con la imaginación, situaciones o escenas agradables, de manera que, podamos utilizar las emociones positivas que se producen en su práctica y que generan la sensación de bienestar, estados de ánimo agradables, e incluso con las que se pueden llegar a cambiar patrones de pensamiento

En resumidas cuentas, lo que se busca con la práctica de estos ejercicios es conectar ciertas imágenes y pensamientos con estados de ánimo positivos que promueven el bienestar.

Hacer de estos ejercicios un hábito puede ayudarte a profundizar cada vez más en las sensaciones que acompaña cada imagen, símbolo o situación que visualizas. Todo esto, a tal punto de memorizarlas, revivirlas mentalmente y aprovecharlas cada que sea necesario.

Los 5 Mejores Ejercicios Con Visualización Para Relajarnos

  1. Colores: la gama cromática ha sido ampliamente estudiada desde la psicología para analizar las percepciones, los comportamientos y las sensaciones que nos suscitan los colores.

Por eso, imaginar que nuestro cuerpo está repleto de luz puede ser una buena forma de atraer emociones, entre ellas la calma y serenidad.

Este ejercicio consiste en respirar profundamente mientras piensas que tu cuerpo está rodeado de una luz de color concreto que va cambiando al blanco, al naranja, al rojo, y así sucesivamente.

Mientras lo haces, es necesario que te centres en las sensaciones físicas que experimentas en cada caso, es decir, lo que te hace sentir cada color.

Una vez hecho esto, el siguiente paso es imaginar que eres una luz que emana tonalidades verdes y que te encuentras en armonía total.

  1. Tensión Muscular: ¿te ha pasado que al llegar a casa después de un día largo y ajetreado sientes que te duele todo el cuerpo? Para aliviarlo te vendría bien practicar uno de los tantos ejercicios de visualización guiada para aliviar el estrés, como este.

Consiste básicamente en sentarte cómodamente o tumbarte en el suelo, luego de controlar la respiración, centrar tu mente en esa parte de tu musculatura en la que estas notando mayor tensión.

Seguidamente, imagina que en esa zona tienes una especie de nudo que te impide moverte con libertad y ahora debes tratar de deshacerlo con la mente.

Así mismo, tienes que mantener tu atención en cada lazada de ese nudo mientras respiras y visualizas como se va deshaciendo. Las hebras se desenredan y al final se desintegran, tal como si se tratase de una simple capa de arena.

Este es uno de los ejercicios de visualización que puedes repetir tantas veces como puntos de tensión muscular notes en tu cuerpo.

  1. Recuerdo Activo: este es otro de los ejercicios de relajación con visualización que funcionan perfectamente cuando se ha tenido un día duro, te han pasado cosas difíciles y no tan agradables.

Por tanto, este ejercicio te ayudara a  conectar con ese estado de calma que tanto necesitas. Para ello, comienza por cerrar los ojos y realizar una respiración profunda para trasladarte al principio de tu día: cómo has dormido, que desayunaste, que ropa has elegido para usar…

Se trata de revivir todos  esos pensamientos y sensaciones como si los estuvieras presenciando en ese momento. Una vez que hayas recreado todo con la mayor viveza posible, debes focalizar tu atención en los momentos dolorosos y desagradables para librarlos y facilitar que esa parte del día te abandone.

Por último, simplemente céntrate en el presente, en el aquí y el ahora para sentirte relajado.

  1. Burbujas: esta es una de las técnicas de visualización más completas porque combina dos sentidos; la vista y el oído. Consiste en imaginar que te encuentras en un lugar tranquilo, solitario y oscuro.

Mientras lo haces, procura que te envuelva una sensación de paz y a lo lejos, escucha un ligero y agradable estallido. Siempre en el aquí y ahora para sentirte relajado.

Este sonido procede de una pequeña pompa que ha explotado a tu derecha. Y justo después escuchas otra que explota a la izquierda. Después encima de tu cabeza.

Poco a poco, van estallando burbujas a lo largo de todo tu cuerpo, con la misma intensidad y delicadeza, sintiéndote cada vez más y más relajado.

  1. Afrontar Lo Desconocido: ¿Qué hay más allá? ¿Cómo será nuestro futuro? ¿Qué nos depara la vida dentro de unos años? Si estas son algunas de las cosas que te generan incertidumbre, este es el ejercicio ideal para ti.

Comienza por visualizarte en una habitación cerrada y oscura ubicada en el bosque. En el exterior sopla el viento y se oyen animales hambrientos…

El siguiente paso es cerrar los ojos y centrarte en la sensación que estas experimentando ¿miedo o ansiedad? Retenla durante unos minutos y poco a poco ve liberándola.

Seguidamente, imagina que se abre otra puerta y ves la salida de esa habitación. Corre hacia ella y de repente te encuentras en el bosque con la misma situación ¿Qué emoción estas sintiendo?

Una vez que la hayas identificado, observa que un camino se abre ante ti, decide transitarlo y escapar poco a poco mientras sientes que la tensión se va aliviando y se elimina de tu cuerpo.

Finalmente, te encuentras a salvo, en calma y cómodo para solo disfrutar de la sensación de conectar con ello.

Haz de estos ejercicios con visualización una herramienta poderosa con la que puedas prepararte mentalmente para afrontar miedos, angustias y hasta tensiones musculares que puedan estar afectando tu bienestar físico y mental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *